Cómo mejorar mi rendimiento a través de la comida

2021-01-25

Cómo mejorar mi rendimiento a través de la comida.

La comida es el combustible del cuerpo. Y es justo por esa razón que es fundamental nutrirnos con los alimentos adecuados antes y después de hacer ejercicio. Cada cuerpo es distinto, así que esto se trata de que veas qué es lo que mejor te funciona a ti.

Lo mejor es que cuando descubres tu fórmula secreta, no sólo vas a rendir como nunca, sino que te vas a sentir súper bien. Aquí te dejamos algunas cosas que debes de saber. 

Una hora antes de empezar

Primero lo primero, entrenar con la panza vacía es una pésima idea.

Lo más recomendado (y lo que le funciona a la mayoría) es comer, aunque sea un snack, una hora antes de tu rutina de ejercicio. Principalmente porque si comes justo antes de empezar es probable que tengas dolores de panza o náuseas durante el entrenamiento; y si llevas mucho tiempo sin comer puedes desgastarte durante el ejercicio y terminar con un hambre voraz.

¡No empieces la carrera sin gasolina!

Nutrirse bien antes de entrenar Lo ideal antes de cualquier actividad física es ingerir carbohidratos y proteínas, los primeros te dan energía y los segundos te ayudan a reponer las fibras musculares.

Para saber cuáles carbohidratos y proteínas escoger, es importante diferenciar entre alimentos con alto índice glucémico y alimentos con bajo índice glucémico.

Esto significa que ciertos alimentos suben tu glucosa (el azúcar en la sangre) más rápido que otros.

Energía inagotable

Lo que estamos buscando antes de entrenar son alimentos que tengan un bajo índice glucémico con el fin de administrar nuestra energía a lo largo del tiempo de ejercicio y evitar cansancio a la mitad. En otras palabras, si consumes alimentos con alto índice glucémico tendrás mucha energía muy rápido, pero también te quedarás muy rápido sin energía. 

Aquí algunos ejemplos de alimentos ideales: frutas, verduras, pan integral o de centeno, maíz, arroz integral, salvado de avena y yogurt desnatado. 

Tip de expertos

Dos cosas importantes, la primera, si no consumes fibra cotidianamente, te recomendamos empezar poco a poco, al principio puede caerte pesada. Y, la segunda, el cuerpo tarda en digerir las grasas, por eso lo mejor es evitarlas antes de hacer ejercicio.  Recetas pre-entrenamiento Un buen platillo para antes de entrenar es aquel que te da la energía necesaria para la actividad física y que hace ligera la digestión.

Te dejamos algunas ideas: 

  • Hot cakes de avena. Son fáciles de hacer, nutritivos y deliciosos. Mezcla en un bowl harina de avena, un plátano, dos huevos, polvo para hornear y azúcar morena. Pon un poco de mezcla en el sartén y en cuanto empieces a ver burbujas en la superficie, voltéalo. Puedes agregarle mermelada sin azúcar o fruta. 
  • Toast de pan negro. Dos ideas: la primera, tostar un pan negro y agregarle una rebanada de queso bajo en grasa y una de jamón. La segunda, ¡avo toast! puedes agregar huevos estrellados o revueltos y semillas de chía. 
  • Fruta con yogurt. La más práctica y la más versátil, ten tus frutas favoritas ya cortadas y ponles un par de cucharadas de yogurt natural. Puedes agregar nueces, frutos secos y cereales sin azúcar.